miércoles, 20 de agosto de 2008

Para Daniel

El primer cumpleaños que paso separado de ti. No sabes cuánto te estoy echando de menos, especialmente hoy, en que tantos recuerdos me vienen a la memoria. Doce años ya, todo un hombrecito ¿eh? Aunque no lo celebre contigo, voy a brindar con una cervecita, porque a fin de cuentas también hace doce años que soy padre. Pues eso, salud, por nosotros.

Quiero recordarte que estoy muy orgulloso de ti. Nunca me has defraudado, excepto por esos pequeños lapsus de memoria (por ser suave) que a veces tienes. Pecata minuta. Eres el hijo que cualquier padre querría tener. Bueno, uno muy futbolero tal vez no, pero yo me conformo de sobra.

Siempre has sido muy maduro para según qué cosas, y nunca se me olvidará la entereza con la que llevaste mi salida de casa. Eras bastante más chiquitín (de edad, porque seguro que a estas alturas -juego de palabras malo- ya me has pasado la cabeza), pero te comportaste de manera ejemplar.

Las circunstancias me han llevado a forjarme una nueva vida muy lejos de ti. Ten siempre presente que todo lo que estoy haciendo es pensando en ti y en tu hermana. Tengo mucha ilusión en los proyectos que estoy llevando a cabo, y deseo que pronto puedas ver con tus propios ojos el fruto de tantos esfuerzos y desvelos.

Que tengas una buena entrada de curso en esta nueva etapa de instituto. Sé que tienes capacidad de sobra para conseguir lo que te propongas, pero no hace falta que te recuerde que tú eres tu único obstáculo.

A por ellos, que son pocos y cobardes.

9 comentarios:

La aspirante dijo...

Debe de ser muy duro estar tan lejos de ellos tanto tiempo.

No sé qué decir, excepto: ¡Felicidades, Daniel!

Espero que sepa ver cuánto lo quieres.

Un saludo.

Pepe dijo...

Sólo estoy lejos de él. La enana es de mi actual pareja y está conmigo.

Gracias por tus cariñosas palabras.

Un besote.

Alfie dijo...

Felicidades Daniel de este asiduo lector también.
Espero que aunque en la distancia sigáis teniendo mucho contacto y que en breve haya un feliz reencuentro.
Animo Pepe y sigue adelante, que supongo que tu hijo también estará orgulloso de ti.
Un abrazo virtual

Pepe dijo...

Muchas gracias, Alfie.
Un abrazo muy afectuoso.

nur dijo...

Aunque tarde quiero aprovechar para felicitar también a Daniel y para decir que los padres futboleros sois un coñazo.
Un beso a los dos.

Entrepà dijo...

Mucho ánimo, Pepe. Debe ser duro no poder mirarle a los ojos cada día. Sòlo te puedo decir que si tu sigues a su lado, el seguro que estará siempre contigo. Un abrazo. Ahhhh y felicidades a Daniel....

Pepe dijo...

nur:
Eh, a mí no me incluyas, que ya he dicho que no lo soy, jajaja.
Muchas gracias, un besote.

Entrepà:
Sí que lo es. La vida, ya se sabe... Pero es duro, vaya si lo es.
Gracias, un abrazo.

Corpi dijo...

Joder tío, te habrá costado escribir esto. Por desgracia en las separaciones los que más padecen son los más pequeños. Me alegro de que Daniel sea fuerte y lo lleve bien. Felicidades a los dos.
Un abrazo amigo y gracias por compartir estas cosas con nosotros

P.D. No sé qué coño pasa con tu blog pero no te puedes imaginar lo que me cuesta publicar un comentario. Ahora que lo sé, primero lo copio por si no puedo publicar a la primera.

Pepe dijo...

Corpi:

La procesión la llevará por dentro, pero la apariencia de serenidad cuando su madre y yo nos separamos, y cuando el año pasado le dije que me tenía que venir a vivir a Brasil, fue pasmosa. Estoy muy orgulloso de él.

Gracias por tus palabras, un abrazo.