martes, 7 de agosto de 2007

Cosas de niños




Conversación entre mi hijo Daniel, de diez años y mi sobrina Paula, de siete, mientras jugaban a sus respectivas Nintendos:



Paula: Ya no tengo huevos para seguir jugando.



Daniel (escandalizado): Paula, no deberías ser tan mal hablada. Di cataplines, por ejemplo.



Paula: ¿Qué es lo que no puedo decir?



Daniel: Huevos, es una palabrota.



Paula: Es que ya no me quedan huevos en la pantalla que seguir recogiendo, y no tengo más vidas.


4 comentarios:

Patri dijo...

Jajajajajajajaja.... Geniales, las conversaciones entre niños son geniales. ^_^

Besotesssssssssssss

Corpi dijo...

La ignorancia de los niños es lo más bonito que hay. Muy divertido.

claudia dijo...

hermoso!!!
jajajaja
lindo blog, hasta pronto

Garfio dijo...

Fíjese lo que da de sí la diferencia de edad.