sábado, 21 de julio de 2007

De paternidad

Hacía mucho tiempo que no me sentía tan pletórico como ayer por la tarde. Mi hija Marina había estado un día y pico sin verme, por culpa de los horarios de trabajo, y cuando llegó a casa con su madre y me vio parecía que hacía meses que habíamos estado separados. No se puede explicar lo que fue capaz de transmitir una pequeñaja de seis meses, lo que consiguió hacerme sentir. Yo por lo menos no soy capaz de explicar con palabras la alegría con la que me recibió.
Ese momento fue suficiente para que compense el esfuerzo de toda una vida. Ayer volví a covencerme de que no hay experiencia que se pueda comparar a la de ser padre.


7 comentarios:

1Neurona dijo...

Por lo que veo andamos con los mismos sentimientos.
Primero: Felicitaciones por la "pequeñaja" de seis meses.
Segundo: Gracias por tus palabras y visita a mi blog. :)
Tercero: si.. el mundo en que estamos nos aleja muchas veces (aunque más no sea por unas horas) de las personas más importantes, y eso duele bastante. Pero lo mejor de todo como tú dices: el reencuentro "compensa toda una vida de trabajo".
Lo mejor para tí y la familia.
Saludos desde Uruguay.
Gonzalo.

fire dijo...

Exacto...
ninguna en el mundo...
Ningun amor mas profundo que este....
Disfrutala ahora que es pekeñita..
cada edad tiene su encanto maravillosos....pero esta edad k tiene ahora ya no volverá ...y cuando tenga 17 años como mi hija....recordaras cuando la tenias en tus rodillas y te vendran las lagrimas alos ojos...
Un besazo para ti, tu niña y su belllisisma mama...
muaskkkk

Patri dijo...

¿La de ser madre? o_- No, en serio, tener un hijo es lo más grande que te puede pasar en esta vida, y es increible todas las sensaciones que sientes, y da igual la edad, tú siempre tienes esas sensaciones.

Besotessssssssssssssssss

Dr Valverde dijo...

D. Pepe, queremos saber cuando es que vamos a ver más fotos de Marina. De parte de sus tíos Eliana y José Manuel.
Abrazos para los 3 guapos.

oscar dijo...

completamente de acuerdo, sentimos su alegria y su sufrimiento como si fuera nuestro

Corpi dijo...

En efeto (como diría Pepín Blanco) nada como llegar a casa y ser recibido por la sonrisa de una hija tan pequeña. Verdaderos momentos para guardar en el corazón.
Saludos

luz dijo...

PADRAZO con mayusculas.....no hay mucho mas que decir........

besos de luz