martes, 9 de enero de 2007

Nació Marina

Sonando


Vaya forma de empezar el año. Joelma empezó con contracciones el mismo día 1 por la tarde. Lo primero que pensó fue que las gambas de Nochevieja se estaban peleando con los mejillones del almuerzo, pero cuando vio que los retortijones eran cada tres minutos, nos fuimos al hospital porque parecía claro que la niña venía de camino diez días antes de lo previsto.
Treinta horas de parto, veinte de ellas en la sala de dilatación, ella monitorizada y yo vestido de verde, para al final de ese calvario -para la madre, claro- no poder terminar de dilatar, y pasar al plan B, o sea, cesárea.

Pero todo salió bien. Bueno, Marina -que así se llama la susodicha- salió por donde no estaba previsto, pero salió, que es lo que cuenta. La madre baldada porque la cesárea fue bastante agresiva debido a las dimensiones de la niña, que pesó 3630 gr., pero está recuperándose perfectamente.

Nació a las dos horas y dieciocho minutos del día 3, y a las dos y veintipico minutos ya la tenía yo en brazos, sin lavar ni nada, envuelta en una especie de cucurucho de papel de aluminio. El enfermero que me acompañó a la habitación, después de darme unas instrucciones de manejo básicas, de palabra, nada de manual en siete idiomas diferentes, respiró aliviado cuando le contesté que no era mi primer hijo. Debe haber visto cada cosa...

Dos horas después ya estaba Joelma en la habitación, que comenzó a darle el pecho todavía medio grogui. Durante esas dos horas de espera estuve mirando a mi hija, y durante un buen rato mirándonos -ambos- a los ojos. Con minutos de vida mi hija me miraba a los ojos, con unos ojazos preciosos. Toda ella es preciosa, y no es amor de padre.
Al cuarto día ya les daban el alta. Yo tenía entendido que cuando el parto es por cesárea, el alta no se recibía hasta los cinco o seis días, si todo iba bien. Pero los tiempos cambian, y con ellos las ideas de los médicos. Cuando antes había que reposar por lo de los puntos y demás, para una mejor recuperación, ahora resulta que hay que moverse, y cuanto más mejor. No se me olvidará la cara de Joelma cuando el mismo día del parto, una matrona le dijo que tenía que levantarse para ir al baño. Se la quedó mirando incrédula, pero se levantó, vaya si se levantó, sobre todo cuando le dijeron que cuanto más se moviera antes se recuperaría.
Siempre nos quedará el recuerdo de una cantidad enorme de visitas en el hospital -unas cincuenta personas entre familiares y amigos-, cargadas con muchísimos regalos, y del personal de la planta de maternidad del Hospital de Son Llàtzer, en Palma de Mallorca. Nuestra gratitud a todos ellos.

8 comentarios:

Patri dijo...

¡¡Felicidades!! La niña es preciosa, me he quedado embelesada mirando su foto, y recordando a mis niñas cuando nacieron. He estado a punto de escribirte varias veces y no lo hice porque me acordaba del embarazo de tu mujer. Tuvo que ser instinto de madre. ^_^

A Joelma le das un abrazo de mi parte. Estoy lejos, pero dile que estoy aquí para lo que necesite.

A ti decirte que hoy tu "no cambies nunca" me han saltado las lágrimas. Gracias a ti por estar.

Besotes felices para los tres.

Magec dijo...

¡¡¡ FELICIDADESSSS !!!! Esta para comerselaaaaaaaa.... Eso si que es una buena entrada de año :)

Besossssss

José Antonio dijo...

Muchas gracias Patri. Pozí, el instinto maternal raramente falla.
Y lo de que estamos lejos, pues depende, pues te siento más cercana que mucha gente que en teoría debería estar próxima que tú, y que en momentos como este, pues ni fu ni fa.
El beso a Joelma está enviado.
Enhorabuena por la originalidad de los regalos de Reyes. Con eso se demuestra que lo que importa es el interés y la buena intención. Pasando de consumismos. ¿Lo ves? Si es que está claro. No cambies.
Un abrazote.

José Antonio dijo...

Muchísimas gracias Magec. Si no me equivoco eres hermana de Patri, Pue enhorabuena a las dos. Por razones obvias.
A lo mejor está mal que yo lo diga, pero tienes razón, está para comérsela. Ha quedado muy bien terminadita.
Y que estoy loquito con ella, como debe ser.
Un beso muy fuerte, y gracias de nuevo.

Patri dijo...

¡Ya está! Me has vuelto a emocionar. Debo estar con la vena sensible. o_-

Sí, Magec es mi hermana y la mejor tía que pueden tener mis hijas. Ya te dugo que es genial en muchísimos aspectos (¿se me nota mucho el amor de hermana?)

¿Cómo están Joelma y Marina? Cada vez que veo la foto me quedo prendada, pero la próxima que sea de tu mujer que tengo ganas de conocerla.

Nada, no sigo que hago un post yo sola.

Besotes para los tres.

thata xD dijo...

ella es muy bellaaaa!!

parabéns!!

muchas felicidades!!

besooss

José Antonio dijo...

Muchas gracias, casi tanto como tú.

Anónimo dijo...

No sabía que habías vuelto a ser papá, ENHORA BUENA¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡, de verdad me alegro muchísimo, Felicidades a los dos, y un diez a tu señora por conseguir que se parezca más a ella que a ti, ( y no tengo el gusto de conocerla) Saludos FEli.-