martes, 31 de octubre de 2006

Ese señor

En mi trabajo hago turnos, mañana o tarde. Por esos cúmulos de casualidades, necesidades del propio servicio, compaginar trabajo con formación, etc., llevo varias semanas seguidas con turno de tarde.

Mi hijo, de diez años,
vive con su madre, para variar. Últimente sólo lo veo los fines de semana alternos que me corresponden. Entre semana, imposible. Tengo que cambiar el turno, y eso supone pedir favores en un departamento donde somos muy poca gente.

Mañana (día de fiesta, y tengo libre) llegan de viaje mi madre, mi hermana y sus dos hijas. Me hacía mucha ilusión poder recoger al niño y comer en familia, con ellas, mi cuñado y la gordi (está de siete meses) de mi mujer. Tampoco va a poder ser. Su madre "ya tenía planes".

Quiero obligarme a pasar todo el tiempo que pueda con él, el tiempo corre que se las pela, como decía en otro post, no quiero perderme su infancia, no quiero que me vea como a un señor que se lo lleva una tarde de vez en cuando o a pasar fines de semana durante los que, por desgracia, no puedo permitirme según qué excesos. Que estoy canino desde que me separé, que salí de mi ex casa con lo puesto.

Y luego me cuenta que con su madre y la nueva pareja de ella van y vienen, viajes, esquí, va al cole en un Mercedes SLK, y no puedo evitar sentir mucha impotencia por no poder seguir el ritmo que ha cogido, ni de lejos, que tengo que sacar la calculadora hasta para ir al cine.

Y dentro de nada, cuando menos me lo espere, ya me lo veo diciéndome "jo, papá, este finde había quedado con los amigos para ir de acampada", o "esta tarde voy a estudiar a casa de Nuria", o sencillamente se inventará alguna excusa. Y será normal.

Espero que al menos, de vez en cuando, me avise para tomar unas cañas si pasa cerca de mi casa.

5 comentarios:

ninfa secreta dijo...

Te comprendo muy bien. Yo soy madre que vive con los niños "PARA VARIAR" pero reconozcco lo que la mayoría de las mujeres estamos haciendo con todo eso, y no es justo.

Siento la misma impotencia que tú porque mi ex tiene una pareja que le mantiene y yo estoy pensando en emigrar con dos niños pequeñitos y sola a una gran ciudad. Ellos van de vacaciones (esto a mí no me importa, la verdad)y yo pago el cole, los gastos y las cosas no divertidas.

De todos modos, tu hijo tiene edad suficiente para que te hagas un hueco en su vida. Dedícale todo el tiempo que te den, háblale, explícale por qué no le ves más y que puede verte siempre que quiera. Los niños son extremadamente inteligentes y sensibles a todas estas situaciones.

Si luchas por ser un buen padre, él lo sabrá. Ánimo

José Antonio dijo...

Me queda ese consuelo precisamente. Sé que es lo sufucientemente inteligente para valorar lo que es valorable, y creo que tiene las cosas muy claras. Estoy acostumbrado a ver rasgos de una gran madurez a pesar de su edad.
Muchas gracias por tus palabras de ánimo, sensatas como todo lo que escribes.

32 dijo...

ey, josè

por lo qe yo vivo von mi hijo, os un padre ejemplar... y de esos hay pocos.
tomate las cosas con calma, ya vendràn tiempos donde puedas compartir otras cosas con èl... es asì.
tiene la misma edad que mi niño y ya me gustarìa a mi que viera màs a su padre,pero acà el rollo es al revès...
te mando un beso enorme!!!
pao

José Antonio dijo...

Dicen que Dios le da pan al que no tiene dientes...

Otro besazo para ti, Pao-Mon ;)

tumejoramig@ dijo...

Oye, que no te preocupes, los niños son avispados y nacen ya aprendidos. Mi niño, que tiene ahora 11 años" se va con su superpapá de lo más feliz cada 15 días, echa cuenta cada día del día en que lo volverá a ver, y no hacen grandes cosas juntos, sólo que están juntos, la calidad y no la cantidad es lo que marca la diferencia.

Cierto que me llevo bastante bien con mi ex para lo que es la normalidad, pero eso no es lo esencial. Lo importante es que el niño tiene libertad para hablar con su padre cada día. Que él le llama cada día, aunque solo sea para decirle hola a su hijo. Y que el tiempo que pasan juntos es sólo de ellos.

Lo de la custodia compartida en algunos casos es imposible, porque él vive con su nueva pareja a 10 horas en coche (que recorre cada 15 días para ver a su hijo). Y eso no ha mermado la relación entre los dos, que sigue impecable como hace 3 años que llevamos separados. Se adoran mutamente.

Ojalá tu llegues a sentir esa seguridad muy pronto. Que importa lo que pasará mañana, disfruta tu tiempo a su lado hoy, es la herencia que le dejas, y te lo agradecerá siempre.

Un besito