sábado, 5 de julio de 2008

Morderse la lengua

O sujetarse los dedos, que para el caso es lo mismo.

Eso es lo que me está pasando. Tengo unas ganas locas de contar todos los acontecimientos de las últimas semanas, pero todavía no puedo hacer público nada. No por que nadie vaya a reventar "lo" del próximo día 21, ni nada parecido. Es como un pacto conmigo mismo de no hablar más que con quien sea imprescindible de todo ello. Será que me estoy volviendo supersticioso, y será verdad que en este mundillo es donde más supersticiosos hay.

Son tantos los preparativos que todavía faltan... Aunque mirando para atrás, es mucho lo que hemos caminado ya.

Si todo va según lo previsto, me voy a hartar de llamar por teléfono, de escribir mails, de redactar posts, de contar, contar y contar.

4 comentarios:

La aspirante dijo...

Chico, me dejas intrigada. ¿De qué se tratará? En fin, supongo que tarde o temprano lo contarás.

Besos

Pepe dijo...

Ya he ido soltando pinceladas aquí, pero no cuajó el proyecto inicial. Así que ahora, calladito hasta que el acontecimiento vea la luz.
Besotes.

jorge dijo...

pero si el 21 es LUNES!!!!!! que coño puede pasar interesante un lunes???? tel mi tel mi...soy una tumba.

Pepe dijo...

En una ciudad turística, muchas cosas...