lunes, 14 de abril de 2008

Una ocasión de oro (bueno, otra)

"Las locuras que más se lamentan en la vida de un hombre son las que no se cometieron cuando se tuvo la oportunidad".

Helen Rowland, periodista y humorista estadounidense (1875-1950)

Estoy bastante excitado por una serie de circunstancias relacionadas con el proyecto en que me encuentro embarcado. Tuvimos que desistir de la idea original, pero cuando una puerta se cierra, otras se abren, y en este caso de par en par.

Mi mujer y su hermana, y socia mía, tienen un conocido de la infancia que trabaja en el corazón del centro histórico, el Pelourinho (declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO), de Salvador. Precisamente por la naturaleza de su trabajo es un relaciones públicas nato, y se ha prestado a apadrinarnos apasionadamente. Sólo adelantaré que tenemos en agenda una reunión con Carlinhos Brown.

Espero que esta sea la definitiva. Los vientos parecen favorables, incluso técnicos del Estado de Bahía a cuyos departamentos corresponde la gestión del centro histórico se muestran muy interesados en la idea; no en vano, si todo sale bien, vamos a revitalizar una de las plazas públicas, actualmente en un estado de total abandono.

Pero no voy a entrar en detalles, por eso de los gafes. En breve, más novedades.

4 comentarios:

Ninetta dijo...

Espero que tengas mucha suerte y que puedas hacer realidad el proyecto. Qué intriga!

Besos

Pepe dijo...

Mil gracias, maestra.

Besotes pa ti también.

Common People dijo...

Olvidamos aveces ponermos contentos por haber intentado algo. La ilusion, esa ilusion por las cosas, no se tiene que perder. Estoy hasta las trancas de un imposible.

Mucha suerte con todo. Un madrileño abrazo.

Pepe dijo...

Así es. Si no tienes ilusión por algo, para qué quieres vivir?

Abrazos de un mallorquín en Brasil.