sábado, 28 de octubre de 2006

Hoy empiezo.

Vamos a ver de lo que soy capaz.

¿Se supone que lo que escriba aquí debería importar mínimamente a alguien, o hago un simple diario contando cosas, cosas mías, y ya está?

Estoy pensando en voz alta, no sé si empezar así va a condicionar el resto.

Sigo pensando. Quizá lo mejor es contar cosas, reales o no, escribir, sobre lo que me apetezca, o no me apetezca, y si alguien que se pase por aquí y lo lee le gusta, pues miel sobre hojuelas.

Estoy en el curro, en esos minutos de la "basura" en que todo el mundo anda mirando el reloj, esperando la hora de salir. Y aprovecho que el jefe no está mirando. Y acabo de inaugurar mi blog.

2 comentarios:

ninfa secreta dijo...

Cuenta lo que te dé la gana. Es tu blog. Haz algo que te agrade a ti. Seguro que llegarás a mucha gente de este modo.

Es una opinión :-)

tumejoramig@ dijo...

Comienzo comentándote desde el primer post. Pero te he leído entero.

Me gusta tu manera de mostrar tu vida al mundo, o a ti mismo.

Tu blog es tuyo, es tu espacio, no tiene que interesar e importar a nadie más que a ti mismo, por que es "para ti, por ti, contigo", tu catarsis particular, tu desahogo personal, o lo que quieras hacer de él, porque como es tuyo, puedes hacer lo que quieras siempre.

Un beso y un abrazo enorme.